Español
Vacuna contra el coronavirus
07:07 · 30 de julio de 2021

Reacciones a la vacunación y efectos secundarios de una vacunación contra el coronavirus

Fiebre, fatiga, dolor de cabeza: como todos los medicamentos, también las vacunas, pueden generar reacciones desagradables tras su administración. Las reacciones a vacunas son frecuentes, pero suelen remitir rápidamente. Efectos secundarios graves, complicaciones o daños causados por las vacunas son muy raros. Lea en este artículo qué debe hacer si sospecha de sufrir efectos secundarios.

Reacciones después de la vacunación

Para desplegar su eficacia, las vacunas provocan determinadas reacciones en el organismo: la vacuna enseña al sistema inmunitario cómo combatir una infección con el coronavirus. A veces pueden producirse reacciones moderadas, como cansancio, fatiga, síntomas gripales o dolor en el lugar de la inyección. Esas reacciones se producen en vacunas COVID-19 con más frecuencia y a veces más fuertemente que después de una vacuna contra la gripe, por ejemplo. Suelen remitir por completo al cabo de unos días y son una señal de que el sistema inmunitario está reaccionando a la vacunación y formando anticuerpos.

La Comisión Permanente de Vacunación (STIKO) distingue entre reacciones de vacunación, comunes, y complicaciones de vacunación, muy raras. Las reacciones a la vacunación (por ejemplo, síntomas parecidos a los de la gripe) son normales, suelen producirse poco después de la vacunación y solo duran unos días. En cambio, las complicaciones de las vacunas, que van más allá del alcance habitual de una reacción de vacunación, son efectos secundarios graves que es obligatorio notificar y deben ser documentadas. A continuación presentamos un resumen de las preguntas más frecuentes sobre la seguridad de las vacunas contra el coronavirus (en inglés). Estas y eventuales complicaciones después de la vacunación son enumeradas también en hojas informativas.

Complicaciones de las vacunas se llama a efectos secundarios graves luego de la vacunación

Reacciones adversas a medicamentos (RAM) indeseadas después de vacunas son muy raras. La sospecha de un daño a la salud que supere el nivel habitual de reacción a la vacunación debe ser notificada personalmente. La notificación es realizada habitualmente a través de un/a médico/a, pero también la puede realizar directamente la propia persona vacunada.

Notificación de casos sospechosos

Si sospecha que experimenta una reacción adversa grave, puede informar a su médico, a las autoridades sanitarias locales (página web en inglés) o al Instituto Paul Ehrlich a través del sitio web https://nebenwirkungen.bund.de (en inglés). Las personas vacunadas también pueden registrar eventuales reacciones adversas tras la vacunación en el marco del Estudio Observacional (en inglés) sobre la Tolerabilidad de las Vacunas contra el Coronavirus en la aplicación para móviles inteligentes “SafeVac 2.0” y notificarlas al Instituto Paul Ehrlich. La aplicación gratuita puede ser descargada en Apple App Store y en Google Play Store.

Para garantizar la seguridad de la vacuna contra el coronavirus, el Instituto Paul Ehrlich ha realizado desde el inicio de la campaña de vacunación un seguimiento continuo de todos los casos sospechosos de efectos secundarios o complicaciones de la vacunación notificados y comunica los resultados (en inglés) de sus evaluaciones. Si hay notificaciones de que se han registrado riesgos, los expertos reaccionan inmediatamente. Investigan las causas y recomiendan medidas que, en caso necesario, pueden llegar hasta la suspensión de la vacuna. Si es necesario, también se realizan ajustes en las autorizaciones de comercialización, por ejemplo, mediante cambios en los textos de información sobre el producto. Los materiales informativos son modificados también en consecuencia. El grupo de personas para las que se recomienda la vacuna también puede ser restringido previsoramente por la STIKO del Instituto Robert Koch como medida de precaución. Durante la aplicación de la vacuna, el Instituto Paul Ehrlich, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y los fabricantes farmacéuticos revisan y documentan de forma meticulosa y continua los datos sobre la eficacia, seguridad y duración de la protección de las vacunas contra el coronavirus. Ello significa que, si hay indicios de posibles efectos secundarios, se puede actuar rápidamente, tal como ocurrió con la vacuna de AstraZeneca. Ese caso demuestra que la Comisión Permanente de Vacunación también puede reaccionar ajustando su recomendación para determinar qué vacuna es o no adecuada para qué grupos de personas.

Continuas pruebas de seguridad

Para su aprobación en la UE y, por tanto, también en Alemania, todas las vacunas son sometidas a un proceso de pruebas de varias fases. Así se garantiza que solo se utilicen vacunas seguras y eficaces de calidad adecuada, cuyo beneficio probado supere claramente los posibles riesgos. Ese proceso también se aplica a las vacunas contra la COVID-19: sus procesos de aprobación se aceleran llevando a cabo simultáneamente varios pasos relevantes para la seguridad tiempo (“proceso de revisión continua”). También después de la aprobación condicional por parte de la Comisión Europea, las vacunas son supervisadas permanentemente, en Alemania, por los expertos del Instituto Paul Ehrlich: una importante función de control que garantiza la seguridad de las vacunas.

Ayuda en caso de sospecha de daños de vacunación

Efectos secundarios graves de las vacunas son muy raros, pero nunca pueden descartarse por completo. Si existe la sospecha de un daño producido por una vacuna, es posible presentar una solicitud de reconocimiento del daño ante la Oficina de Asuntos Sociales pertinente. La Ley de Protección contra Infecciones define el eventual daño como una “consecuencia sanitaria y económica para la salud causada por vacunación que excede el alcance habitual de una reacción a una vacuna”. La ley también regula cuándo alguien tiene derecho a recibir atención en virtud de la Ley Federal de Indemnizaciones (BVG).

Dependiendo de las circunstancias del caso, la empresa farmacéutica puede ser declarada responsable en virtud de diversas regulaciones legales. Qué normas de responsabilidad se aplican en cada caso se deriva de la legislación sobre productos farmacéuticos, la Ley de responsabilidad por Productos Defectuosos y las normas generales de responsabilidad del Código Civil alemán. Toda persona que sospeche de daños causados por las vacunas debe iniciar una investigación para aclarar el caso. Para ello, los afectados pueden obtener ayuda del departamento de salud pública (en inglés). Las oficinas de Asuntos Sociales de los estados federados son responsables del reconocimiento de daños por vacunación.

Esto también le puede interesar

La vacuna contra COVID-19 de Moderna de un vistazo

Todas las vacunas aprobadas en Alemania son seguras y eficaces. También la vacuna COVID-19 Vaccine Moderna®, de la empresa estadounidense Moderna. Aquí encuentra usted los datos más importantes de un vistazo.

Leer más

Vacunas contra la COVID-19: la COVID-19 Vaccine Janssen® de Johnson & Johnson de un vistazo

La vacuna de Johnson & Johnson proporciona una protección segura y eficaz contra evoluciones graves de la COVID-19. Obtenga más información sobre la vacuna aquí.

Leer más

Las vacunas contra la COVID-19: un reto logístico

No solo la producción y autorización de la vacuna contra la COVID-19 son un reto, también la logística es compleja. Aquí explicamos el proceso por el que atraviesa la vacuna antes de poder ser administrada.

Leer más